top of page

Reconocimiento de la deuda después de la expiración del plazo de prescripción

El plazo de prescripción para reclamaciones relacionadas con el funcionamiento de una empresa es de 3 años, y en el caso de algunos contratos puede ser incluso menor. Sin embargo, el Código Civil prevé la institución de la interrupción del plazo de prescripción, por ejemplo, en caso de reconocimiento de una deuda. El reconocimiento es una declaración unilateral de conocimiento (a veces combinada con una declaración de intención), que puede tomar cualquier forma, incluso implícita. El pago de un crédito vencido (al individualizarlo, por ejemplo, proporcionando el número de factura en el título de la transferencia) puede, por lo tanto, constituir un reconocimiento indirecto de la deuda. Sin embargo, ¿qué pasa si el deudor reconoce su deuda después de que haya expirado el plazo de prescripción?


El Tribunal de Apelación de Varsovia se centró en esta cuestión, que en su sentencia del 7 de noviembre de 2007, expediente ref. VI ACa 826/07, indicó que una declaración de reconocimiento de deuda, presentada después de la expiración del plazo de prescripción, no tiene efectos jurídicos, incluido el hecho de que el plazo de prescripción vuelve a correr. Después de todo, no hay posibilidad de interrumpir el transcurso de un plazo que ya ha pasado. Como consecuencia, uno puede llegar a la conclusión de que el acreedor no puede perseguir la deuda de manera efectiva en los tribunales en tal situación.


En relación con lo anterior, surge la cuestión de si el acreedor tiene alguna posibilidad de exigir el pago del crédito reconocido después de la expiración del plazo de prescripción. La respuesta es sí. Según el art. 117 § 2 del Código Civil, después de la expiración del plazo de prescripción, la persona contra quien se hace la demanda puede eludir su satisfacción, a menos que renuncie al uso de la excepción de prescripción. Una renuncia, como un reconocimiento de deuda, puede tomar cualquier forma. Así, podemos encontrarnos con una situación en la que el reconocimiento de deuda (declaración de conocimiento) sea también una renuncia a la prescripción (declaración de intención). Un ejemplo de ello es el reconocimiento de deuda en virtud de una transacción (sentencia del Tribunal de Apelación de Lublin de 4 de diciembre de 2014, número de referencia del expediente I ACa 248/14). Sin embargo, este principio debe ser tratado con mucha cautela, evitando el automatismo. Según alguna jurisprudencia, el reconocimiento de deuda sólo puede ser tratado como renuncia a la excepción de prescripción si el contenido o las circunstancias en que se hizo la declaración indican que tal era la voluntad real del deudor (sentencias del Tribunal Supremo de 5 de junio , 2002, ref. IV CKN 1013/00, 19 de marzo de 2002, IV CKN 917/00, 16 de febrero de 2012, III CSK 208/11).


Según el Tribunal Supremo (Sentencia del Tribunal Supremo de 21 de julio de 2004, expediente ref. iniciar negociaciones sobre el pago de la deuda: dividir la deuda en cuotas o concluir un acuerdo judicial o extrajudicial. Sin embargo, el mero reembolso de una parte de la deuda no se considerará necesariamente como una voluntad de renuncia al cargo de que se trate, especialmente si no reporta ningún beneficio al deudor. El tribunal tendrá que analizar las circunstancias de un caso particular cada vez y determinar qué interpretación se apoya en las circunstancias de un caso dado.


Acreditar nuestras declaraciones al respecto ante el tribunal (independientemente de que seamos deudor o acreedor) puede requerir mucha experiencia y conocimientos de derecho procesal y sustantivo. Por lo tanto, vale la pena considerar utilizar la ayuda de un bufete de abogados, que primero evaluará las posibilidades de éxito de nuestro caso y luego se encargará de la representación profesional.


116 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page